BIENVENIDOS

Bienvenidos a esta sala de profesores. Gracias por compartir conmigo las ganas de pensar sobre educación.



jueves, 19 de abril de 2012

Fábula del marqués de Medianías


Hace ya más de cuarenta años, un minero llamado Teófilo Mediano que había pasado casi toda su vida bajo tierra, en un pozo oscuro y asfixiante al que tenía que bajar a diario, encontró entre el carbón una pequeña veta de oro.

Con ella, y con mucho esfuerzo, Teófilo Mediano empezó a trabajar ya a plena luz, como autónomo. La época era favorable y se enriqueció.

Como era un hombre de escasa cultura, el dinero deslumbró a Mediano más que la libertad. Pasó de vivir en su casita a una mansión e incluso se atrevió a comprar para su familia un título nobiliario – marqués de Medianías- que le permitía codearse, aunque guardando las distancias, con lo más granado de la nobleza europea. Pero no se le ocurrió leer ni un libro. Para qué si le iba tan bien a pesar de la ignorancia.

Teófilo murió de desorientación hace veinte años. Felicísimo, su hijo, heredó el título y la fortuna, ambos menos lustrosos de lo que parecían. Felicísimo, inculto como su padre, despreciaba el origen de su familia y pronto lo olvidó.

Como marqués de Medianías, se dedicó a viajar por el mundo en un jet privado que apenas podía mantener, y pidió créditos para llenar sus armarios de zapatos ingleses, sin invertir en nada, sin conservar su patrimonio, sin leer ni un libro.

Preso de la locura de las apariencias, taló los árboles de su jardín para construir pabellones de invitados, y cada vez que en su casa se estropeaba una tubería, la cubría con molduras doradas para no tener ni que arreglarla ni que verla.

Hace casi cuatro años, los severos inspectores de su banco anunciaron a Felicísimo Mediano que sus cuentas se encontraban en números rojos y tenía que ajustar el presupuesto.

El marqués echó un vistazo rápido a lo que le rodeaba: una mansión con dorados y sin desagües, con casitas pero sin árboles; un avión sin gasolina; un frac para acudir a fiestas a las que ya no le invitaban…  Y como tenía el sentido de las prioridades atrofiado por la falta de uso, y su inteligencia había estado siempre en barbecho, decidió mantener la ropa en el armario y el jet en el hangar y, para disminuir gastos, comenzó una dieta estricta.

Los banqueros han seguido apretando y hace ya tres meses que el Marqués de Medianías dejó completamente de comer. Y en eso sigue, no sé hasta cuándo.

España se parece a Felicísimo Mediano.

Somos un país de gente inteligente que no cultiva su inteligencia y por eso nuestros gobernantes – ahora y siempre-  pueden tomar decisiones importantes sin dar razones a los ciudadanos, con potestas pero sin autoritas.

A causa de ese sustrato de incultura, nos hemos dejado deslumbrar por la aparente riqueza y no hemos establecido bien las prioridades. Claro que para hacerlo es necesario el proyecto, la visión de lo que uno quiere llegar a ser.  Tampoco confiamos en la fuerza de la asociación y seguimos tan individualistas como siempre, mientras nuestra mansión se reconvierte en caseta de mina.

Ahora, como le sucede al marqués de Medianías, vamos a dejar de alimentarnos. Acumulamos todos los recortes presupuestarios posibles sobre la educación sin comprender que la educación y la cultura son nuestra única esperanza, nuestro único alimento.

El Gobierno ha anunciado un recorte más para el sistema educativo, cuya cuantía es casi inimaginable. Se añade a los que ya se han producido en los últimos años y al de los presupuestos generales del Estado.   Con seguridad, tendrá graves consecuencias no solo para las condiciones laborales de los docentes sino para la atención de calidad a los alumnos  y los programas de mejora de los centros. Además, al sumarse a la congelación de la oferta de empleo público, desembocará sin remedio en la pérdida del puesto de trabajo de miles de profesores interinos.

Es imperdonable que a los docentes nos lleguen estos recortes con los sueldos tiesos desde hace una década, sin Estatuto Docente que contemple los mínimos y máximos de nuestra profesión y nos proteja de los vaivenes de las primas de riesgo. La inexistencia del Estatuto permite a las administraciones públicas improvisar con las jornadas, salarios, derechos y obligaciones de los docentes, ofertar empleo mirándose de reojo unas a otras y prodigar las ocurrencias legislativas.

Pero además, con la perspectiva de hoy, es imperdonable que quienes pudieron hacer reformas en el sistema educativo para mejorar su calidad no las hicieran. Es imperdonable haber aguantado durante un decenio la sangría del abandono escolar sin poner en marcha medidas serias. Y no haber conseguido un Pacto por la Educación.

Y  por supuesto, causa estupor seguir escuchando los comentarios de políticos que lesionan la profesionalidad docente,  cuando el trabajo de los profesores puede ser, en ocasiones, mucho más difícil de desempeñar que el de los ministros.

Nos alejamos de las reformas para mejorar la calidad y ni siquiera nos queda dinero para cubrirlas con molduras doradas. Quisiera pensar que aún tenemos tiempo para rectificar y apreciar lo que de verdad importa, pero es difícil hacerse ilusiones. Aún así, mantengo, aunque con altibajos, la esperanza de que alguna vez dejemos de vivir “a lo marqués de Medianías”.







2 comentarios:

  1. Muy buena la historia como metáfora de la situación actual.

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Mi nombre es Yainire Elorza y soy redactora de www.losmaspequenosyseguridadvial.com y www.ninosyseguridadvial.com , dos webs de educación vial para niños de 3 a 5 años y de 6 a 11 años respectivamente, promovidas por el Instituto de Seguridad Vial de Fundación MAPFRE.

    Te escribo porque me gustaría presentarte a JotaJota un niño de 5 años que está como loco por aprender seguridad vial. Este personaje de Disney junto a su Papa enseñan a los más peques, a través de distintos episodios el funcionamiento de las sirenas, cuándo hay que cruzar o cómo se monta en bici... Todo esto se puede ver en www.losmaspequenosyseguridadvial.com , al igual que se pueden descargar material sobre seguridad vial para colorear y jugar con JotaJota a distintos juegos en el ordenador. Además en la web www.ninosyseguridadvial.com pueden encontrar juegos y publicaciones para niños de entre 6 y 11 años.
    Además te recomiendo nuestro Facebook de profesores www.facebook.com/profesoresyseguridadvial y al twitter @profesoresyseguridadvial

    Te animo a ti y a tus seguidores a que visitéis la web, esperando que os guste y que sea un buen instrumento para introducir de una forma lúdica a los más pequeños en la seguridad
    vial. Todos los contenidos se crean teniendo en cuenta las competencias y conceptos a desarrollar en cada etapa educativa o edad teniendo en cuenta los currículos escolares.
    Si necesitas ampliar la información o intercambiar enlaces o banners no dudes en ponerte en contacto con nosotros info@losmaspequenosyseguridadvial.com

    ResponderEliminar